Especialización inteligente: una estrategia posible para Costa Rica